A un mes de la nochebuena, la inminente llegada del adviento nos desconcierta. Queremos incluso empezar a preparar la navidad cuanto antes, porque vivimos con el deseo de poder disfrutarla más que nunca. Desgraciadamente, para muchos no será así. De nuevo, se caerá en la superficialidad de querer vivirla como un evento familiar más, sin comprender que es el amor de un niño nacido entre pajas el que nos une. Correremos, otra vez, el riesgo de vivir una navidad corriente, en la que el deseo de conocer a Jesús que nace, se desvanece en un sinfín de cosas por hacer. Una vez más pondremos nuestros pensamientos en regalos materiales que solo sacian nuestra necesidad de poseer, sin mirar a aquel que más nos necesita: Cristo Jesús, que renace cada año en cada uno de los más pobres de esta tierra.

Con esta propuesta, me gustaría romper con la dinámica de una navidad mediocre, que se deja resbalar en una nieve que acaba derritiéndose. ¡Apúntate a vivir una navidad contracorriente, en la que Jesús sea el verdadero sentido!

2 thoughts on “Una navidad contracorriente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *