Cuanto más se conoce la historia de don Bosco y la de la congregación salesiana, más nos damos cuenta de la importancia que tuvo el beato Miguel Rúa en su desarrollo.

Por todos es conocida la frase de aquella noche de 1852 de don Bosco, tras la toma de sotana de Miguel, cuando le explica el significado de aquel gesto de la infancia: » Noi due faremo tutto a metà» (Nosotros dos haremos todo a medias – suele traducirse como iremos a medias). Sin embargo, puede que sea menos conocida la anécdota que motivó a Miguelito a ir al oratorio de don Bosco.

Nacimiento

Miguel Rúa nació el 9 de junio de 1837 en Turín, una ciudad que destacaba en su época por su apariencia ordenada, limpia y rica, contrastada por la presencia habitual de pobres y mendigos que vivían en condiciones infrahumanas, aliviadas por las grandes acciones caritativas que se llevaban a cabo.

En el barrio Borgo Dora existía una fábrica de cañones de fuego, en cuyo recinto vivían familias que trabajan en la misma. Entre ellas estaba la de Miguelito. Su padre Juan Bautista superaba ya la cincuentena cuando nació Miguel, el último de sus hijos, con su segunda esposa Juana María Ferrero. Viudo y con dos hijos aun vivos de su primer matrimonio, Pedro y Federico, tuvo otros tres hijos con ella, Juan Bautista, Luis Tomás y María Paula, esta última falleció antes de nacer Miguel.

Formación escolar

Su primera formación la adquirió en la propia fábrica, donde el capellán de la capilla que estaba en el interior daba clases en una pequeña escuela a la entrada de la fábrica. Allí no solo aprendió a leer y a escribir, sino que se formó en los valores cristianos y en la doctrina católica.

Recibió el sacramento de la confirmación cuando tenía menos de 8 años, en el año 1845, y la primera comunión el 13 de abril de 1846. La muerte de su padre Juan ese año, contrasta con el primer encuentro con el que será su nuevo padre, el sacerdote Juan Bosco:

Su formación continuará con los hermanos de La Salle durante dos cursos, escuela a la que don Bosco iba a decir misa, hasta que en 1850, con trece años comienza las clases de gramática en la escuela de don Bosco. Allí frecuentó mucho el oratorio de don Bosco hasta que dos años después se quedaría interno, después de que se le impusiera la sotana en la capilla del Rosario de I Becchi, casa de la infancia de don Bosco. Las palabras de don Bosco ese día resonaban siempre en el corazón de don Rua: «Querido Rua, empiezas una nueva vida. Así vas a la Tierra de promisión, pero atraveando el mar Rojo y el desierto. Si me ayudas, los pasaremos y llegaremos».

Tras la famosa pregunta donde Miguel pide explicaciones a don Bosco sobre aquel gesto que un día le hizo en la escuela de los hermanos de La Salle de poner su mano derecha golpeando a la mitad la suya se quedará para siempre con don Bosco.

Inicios de la Sociedad Salesiana

El que será el gran impulsor de la Congregación Salesiana formó parte de ella desde el comienzo, cuando don Bosco el 26 de Enero de 1854, primer día del triduo a San Francisco de Sales, reunió a cuatro jóvenes en su habitación.

Don Rúa escribió en su pequeña crónica lo sucedido:

El 26 de enero de 1854 por la noche nos reunimos en el aposento de Don Bosco: el mismo Don Bosco, Rocchietti, Artiglia, Cagliero y Rua; se nos propuso hacer, con la ayuda del Señor y de San Francisco de Sales, una experiencia de ejercicio práctico de caridad con el prójimo, para llegar más tarde a una promesa y, después, si se veía posible y conveniente, convertirla en voto al Señor. Desde aquella noche, se llamó salesianos a los que se propusieron y se propongan tal ejercicio.

La sera del 26 gennaio 1854 ci radunammo nella stanza del Sig.r D. Bosco; Esso Don Bosco, Rocchietti, Artiglia, Cagliero e Rua; e ci venne proposto di fare coll’aiuto del Signore e di S. Francesco di Sales una prova di esercizio pratico della carità verso il prossimo, per venirne poi ad una promessa, e quindi se parrà possibile e conveniente di farne un voto al Signore. Da tal sera fu posto il nome di Salesiani a coloro che si proposero e proporranno tal esercizio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *